Empresas

Jaime Llorca: el humanista de la pesca que siempre mantiene la mirada

0

La sociedad anónima Jaime Llorca celebra este 2021 35 años desde la fundación de la segunda generación. Llorca Iglesias es uno de los empresarios que mejor conoce la profundidad del negocio en el que se mueve y ha convertido su empresa en una estructuras familiares más sólidas del sector pesquero de las islas. Para elaborar esta noticia no se ha establecido contacto comercial alguno con la mercantil atendiendo los Principios de Confianza de Puertos928.

En realidad, la historia viene de cuando en 1927 Jaime Llorca Iborra puso en marcha barcos, armadores y experiencia de arrastre. Desde hace 35 años su hijo Jaime Llorca Iglesias ha pilotado como buen colombófilo la empresa y ha terminado siendo un matriarcado: la que manda es Cristina Llorca Sánchez, que ha creado marcas comerciales como Ulises desde 2014. La empresa no solamente comercializa pescado sino todo lo derivado del sector del congelado, que podría amortiguar el descenso de ventas por la parálisis del turismo.

General de cuatro ejércitos

El gran patriarca Jaime Llorca, desde la distancia, maneja la empresa como un general de cuatro ejércitos y a lo largo de este periodo ha conocido que hay victorias pírricas pero también grandes derrotas. Y precisamente por veterano ha sabido emplear la fórmula para que la empresa siga estando viva y siendo un operador fundamental en el negocio de la pesca en Canarias. Pero nunca rehusando el combate cuerpo a cuerpo.

Siempre desde un punto de vista empresarial, Llorca ha logrado conservar la independencia humanística y alejado de las tentaciones de crear monopolios comerciales. Gran conocedor del negocio pesquero, Llorca podría rezar el Padrenuestro en latín. Por delante ha visto pasar caladeros de pesca y vendedores de hielo, y humo.

Llorca Sánchez, distinguido por la Fundación Puerto de Las Palmas en 2006, ha seguido la estela de los grandes aunque innovando en canales de comercialización. Siguiendo lo que decía Tartessos aquello de que la forma de gobierno es la monarquía y pero con leyes escritas en verso, ha colocado en el consejo de la empresa a la sabiduría y conocimiento de la nieta del fundador, Carla Lobeto Llorca. El abuelo está de palabra y pensamiento para garantizar que se transmita la verdad del negocio y que no se convierta en una carrera de películas. La sociedad ha sido manejada en los últimos años con mucha prudencia. La empresa ingresa unos 13,1 millones de euros con unos activos de 16,7 millones de euros y un deuda muy baja.

Carla Lobeto Llorca sostiene que su abuelo ha sido “un hombre que supo aprovechar las oportunidades que le brindó la vida” y “un claro ejemplo de trabajo, sacrificio y de que lo que uno consigue en la vida es porque lo persigue, lo pelea y que nada se regala”. Lobeto Llorca, integrante del consejo, sostiene en un prólogo de un libro de Jaime Llorca: “en la biografía de mi abuelo y de su padre, encuentro una verdadera lección pues fueron verdaderos emprendedores que, en más de una ocasión tuvieron y fueron capaces de ello, que empezar de cero de nuevo y buscando por ellos mismos caminos que fueran autenticas llaves de futuro y de progreso”.

Jaime Llorca destaca en la Autoridad Portuaria de Las Palmas por su vinculación y su amplio conocimiento, no sólo del sector de la pesca, sino de otros como el de suministro de buques, la distribución, los congelados y otros relacionados con el mundo portuario y de la navegación, con multitud de contactos dentro y fuera de España. Esto es debido a que su empresa Jaime Llorca tiene una larga trayectoria marinera y gran arraigo en el Puerto de La Luz.

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *