Portada

Torres más grandes que han caído: Valaris, Seadrill, Noble, Texas Pacific y Diamond

0

Eran habituales de Las Palmas y su entorno portuario está medio huérfano por culpa de la pandemia. El contratista de plataformas de perforación Seadrill, que ha sido atendida en múltiples ocasiones, se acogió a la protección por bancarrota en un tribunal del estado estadounidense de Texas, dijo esta semana y es la segunda vez en cuatro años que la compañía entra en la llamada reestructuración del llamado Capítulo 11, la concursal de los norteamericanos. Seadrill está en la misma senda que sobre cómo reestructurar miles de millones de dólares de deuda como Noble, con sede en Londres, y el dúo de Texas Pacific Drilling y Diamond Offshore. Valaris, con sede en Londres, el mayor perforador en alta mar por flota, anunció el 8 de febrero un plan para convertir 7.000 millones de su deuda en capital.

El grupo Seadrill, controlado por el multimillonario nacido en Noruega, John Fredriksen, regresó a los tribunales junto con varias subsidiarias después de no obtener el consentimiento de los prestamistas bancarios para posponer los pagos de 5.700 millones de deudas. Sus deudas y pasivos totales ascendían a 7.300 millones al final del tercer trimestre de 2020. Este anuncio marca el inicio del proceso supervisado por la corte que creará una empresa que sea financieramente sostenible a largo plazo.

Los procedimientos de quiebra del Capítulo 11 de EE.UU protegen temporalmente a las empresas de las reclamaciones de los acreedores, lo que permite a las empresas mantener sus operaciones al tiempo que les da tiempo para acordar planes de reestructuración de la deuda, que a su vez deben ser aprobados por un tribunal.
Seadrill tiene aproximadamente 650 millones en efectivo y no requiere financiación del deudor.

La compañía es la última de una serie de firmas de plataformas costa afuera que buscan protección judicial de los acreedores luego de los recortes de gastos de la industria petrolera a raíz de la pandemia de COVID-19.

Seadrill solicitó por primera vez el Capítulo 11 en septiembre de 2017, emergiendo en julio de 2018 después de convertir 2.300 millones en bonos en acciones y recaudar más de 1.000 millones en capital fresco. Sin embargo, la compañía aún se quedó con miles de millones de dólares en deuda y sus mercados no se recuperaron tan rápido como esperaba.

 

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *